In Partnership with The 74

Excelentes escuelas públicas develan un plan para financiar la expansión de escuelas exitosas que prestarán servicios a 160,000 estudiantes de bajos recursos en la.

Craig Clough and Sarah Favot | June 17, 2016



Great Public Schools Now artUn emprendimiento masivo para aumentar el acceso a una educación de alta calidad para decenas de miles de estudiantes de bajos recursos en Los Angeles fue revelado hoy a través de un esperado plan de Great Public Schools Now (GPSN, Excelentes Escuelas Públicas Ahora), una organización sin fines de lucro que recibe una buena cantidad de fondos y que se formó el año pasado.

El objetivo es extender el acceso a 160,000 estudiantes que GPSN ha identificado y que asisten a escuelas deficientes en 10 barrios de bajos ingresos de Los Angeles de manera que puedan asistir a escuelas exitosas que esta organización quiere ayudar a duplicar o expandir

Los barrios están en el Sur de Los Angeles, Este de Los Angeles y el Noreste del Valle de San Fernando, y fueron elegidos porque están llenos de “escuelas de bajo rendimiento crónico y hay muy pocas opciones de escuelas de alta calidad para las familias que tienen dificultades económicas”, señala el plan.

GPSN proporcionará fondos y apoyo a escuelas de alto rendimiento, sin importar qué tipo de escuela sea – escuela charter o autónoma, tradicional, piloto, magnet o afiliada — de manera que se puedan duplicar y ampliar. Asimismo, apoyará a las escuelas propuestas con el potencial de que se conviertan en planteles de alta calidad.

El enfoque cada vez más extenso es una transición de un plan inicial publicado el año pasado antes de que se formara GPSN para expandir las escuelas charter en Los Angeles.

Myrna Castrejon

Myrna Castrejon

“Se trata de un tipo diferente de iniciativa, muy distinto a la que se ha intentado antes en Los Angeles”, dijo Myrna Castrejón, directora ejecutiva de GPSN. “Estoy muy entusiasmada, en particular por la oportunidad de trabajar a través de todos los sectores con el fin de poder realmente fortalecer a toda la educación pública”.

El otro cambio notable del plan inicial es la escasez de datos.  El nuevo plan no incluye una cantidad específica de dólares que la organización tiene por objetivo recaudar, no da un plazo para inscribir en escuelas exitosas a los 160,000 estudiantes que están en escuelas que no tienen un alto rendimiento, no enumera los posibles donantes, ni nombra a ninguna escuela específica – charter, magnet o de otro tipo – como un modelo que quiera duplicar.  

Yolie Flores, miembro de la junta de GPSN y ex miembro de la junta escolar del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles, indicó que algunos detalles se darán a conocer durante una conferencia de prensa el jueves, en la cual se darán a conocer varios ganadores de las subvenciones. Pero también dijo que la junta está recién formada y todavía están precisando los detalles.

“Creo que van a poder escuchar algunos detalles sobre el trabajo el jueves”, dijo. “Esto es en parte porque la junta se acaba formar. Tenemos mucho trabajo por hacer para trazar el plan y queremos una oportunidad para poder hacerlo “.

La estrategia para financiar a “toda la escuela” en lugar de solamente un programa específico también representa un cambio en los esfuerzos de reforma de la educación en Los Angeles, de manera que todos los recursos, y no sólo un programa, dentro de una escuela estén alineados con la misión de éxito de los estudiantes.

Castrejon lo llama la estrategia “dentro de estas cuatro paredes”.

Todo “se reduce a culturas escolares realmente sanas y robustas que tengan la capacidad de prever cuál será el trabajo para los niños, y que tengan la suficiente, por así decirlo, autonomía, responsabilidad y rendición de cuentas entre sí y hacia su comunidad para poder llevarlo a cabo”, dijo.

Si bien el plan de GPSN se aleja del plan del verano pasado centrado en las escuelas charter, el éxito de las escuelas autónomas independientes en Los Angeles sentó las bases para la última evolución de la reforma educativa en la ciudad, dijeron varios miembros de la junta.

Bill Siart, presidente de GPSN, dijo que el historial que algunas escuelas han tenido en la última década para mejorar los resultados de los estudiantes en los barrios de bajos ingresos significa que ahora es posible duplicar el éxito en una manera que no era posible antes.

“La verdadera clave es que esto es distinto a la mayoría de los esfuerzos de reforma que he visto y en los que de hecho he estado involucrado”, dijo Siart, también presidente de ExED, una organización sin fines de lucro que proporciona servicios de apoyo y negocios a las escuelas autónomas. “Afortunadamente, hemos dedicado suficiente tiempo en varias escuelas y ahora éstas son escuelas que realmente tienen un buen desempeño en las zonas pobres. Históricamente, la verdad no había suficientes ejemplos como éstos.  Pero ahora está claro que es posible y no es sólo una o dos – sino docenas de escuelas”.

Castrejon dijo que se ha aprendido una lección de las escuelas autónomas que han desarrollado culturas escolares fuertes en donde todos los recursos dentro de la escuela están alineados con una misión de éxito para los estudiantes. “Lo que es interesante acerca de esto es que tenemos la oportunidad de extender esa teoría de acción, por así decirlo, en el distrito”, dijo. “Creo que es una diferencia significativa e importante de la manera en la que los esfuerzos de reforma escolar han cobrado forma en Los Angeles y algo que, con suerte, podrá orientar nuestro trabajo para lograr un gran impacto a un ritmo acelerado”.

Los padres exigen escuelas exitosas. En su informe, GPSN indicó que hay más de 40,000 estudiantes que están en lista de espera en las escuelas charter y “miles más” intentan inscribirse en los programas de escuelas magnet populares del distrito.

Castrejon dijo que ya se ha reunido dos o tres veces con la Superintendente Michelle King, del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles y planea tener más reuniones este verano y en otoño para hablar a fondo sobre los detalles de su trabajo en lo que respecta a las escuelas del distrito. Se calcula que los primeros resultados de parte de la implementación se verán aproximadamente en un año

GPSN también está dando a conocer hoy la composición de su junta compuesta por siete personas, las cuales cuentan con décadas de experiencia en educación.  Además de Siart y Flores, quien es también miembro titular de Campaign for Grade-Level Reading, (Campaña para la Lectura a Nivel de Grado), los miembros de la junta son Gregory McGinity, director general de política de The Broad Foundation (La Fundación Broad); Maria Casillas, fundadora de Families in Schools (Familias en las Escuelas); Virgil Roberts, presidente de la junta de Families in Schools; Marc Sternberg, director del programa de educación K-12  de the Walton Family Foundation, ( La Fundación de la Familia Walton) y Allison Keller, vicepresidenta y directora general de finanzas y directora general de  W.M. Keck Foundation (Fundación W.M. Keck).

LA School Report recibió por anticipado una copia del plan oficial bajo la estipulación de que no lo comparta ni se hable de él.  

El Plan inicial del verano pasado, publicado en el diario Los Angeles Times en agosto, describió una iniciativa audaz para financiar una expansión masiva de las escuelas autónomas independientes. Fue muy específico en su objetivo, el cual era inscribir a la mitad de los estudiantes de todo el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles en las escuelas autónomas dentro de un período de ocho años recaudando cerca de mil quinientos millones de dólares. Incluyó una lista de donantes específicos que quería solicitar, así como las organizaciones específicas de escuelas autónomas que propuso como modelos para expandir, incluyendo varias organizaciones importantes de administración de escuelas autónomas en el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles como KIPP Public Charter Schools, (Escuelas Autónomas Públicas KIPP), Alliance College-Ready Public Schools (Alianza de Escuelas Públicas de Preparación para la Universidad) y Green Dot Public Schools (Escuelas Públicas Green Dot).

Ese plan fue intensamente criticado por UTLA, el Sindicato de Maestros de Los Angeles, y varios miembros de la junta, incluyendo al presidente Steve Zimmer y Scott Schmerelson, quienes lo caracterizaron como un plan que podría llevar a la quiebra al distrito y acabar con el sindicato debido a la masiva cantidad de fondos por alumno que el distrito podría perder. La junta también aprobó una resolución unánime en enero declarando su oposición al plan.

Las escuelas autónomas son financiadas a través de fondos públicos, pero son escuelas que se administran a nivel privado y reciben sus fondos directamente, por lo que cada vez que un estudiante sale de una escuela tradicional del Distrito Escolar de LA, los siguen los fondos estatales y federales. El Distrito Escolar Unificado de Los Angeles tiene ya a 101,000 de aproximadamente 650,000 de sus estudiantes inscritos en escuelas autónomas, más que cualquier otro distrito del país, y se enfrenta a  grandes déficits de presupuesto en los próximos años, en parte debido a una pérdida continua de la inscripción de estudiantes en escuelas autónomas.

“Éste no es un plan para todos los niños, ni una estrategia para todos los niños”, dijo Zimmer a LA School Report en septiembre. “Es, de manera muy explícita, una estrategia para algunos niños, una estrategia a través de la cual algunos niños tendrán una mejor educación en una escuela financiada con fondos públicos que asume que otros niños serán dañados por esa oportunidad.”

En el momento de la publicación del plan inicial en el Times – varios miembros de la junta GPSN caracterizó su publicación como una fuga de información –  todavía estaba conectada con la Fundación Broad, una importante fuente de financiación de las escuelas autónomas en Los Angeles.  Desde entonces, se formó GPSN y se hizo cargo del plan de la Fundación Broad y ha estado trabajando para alejarse del plan preliminar.  En noviembre, GPSN anunció que su financiación no sería sólo para las escuelas autónomas, sino también para las escuelas administradas por el distrito.  Siart y varios otros miembros de la junta también le dijeron al LA School Report que ninguno de los miembros que están en la junta actual tuvieron algo que ver con el desarrollo del plan preliminar.

Con la junta compuesta de personas conectadas con varios patrocinadores principales de las escuelas autónomas, tales como la Walton Family Foundation y la W.M. Keck Foundation, y sin que el plan actual dé información detallada sobre cuánto dinero se destinará a las escuelas autónomas en comparación con las escuelas del distrito, no está claro si el plan oficial de hoy va a frenar la crítica y el escepticismo que recibió el plan preliminar del año pasado.

Siart y otros miembros de la junta en repetidas ocasiones recalcaron que el plan preliminar del año pasado no reflejó las intenciones actuales de GPSN.  Siart también dijo que los miembros de GPSN se habían reunido con la Superintendente King y ella expresó su apoyo.

“Nos sentamos con la nueva superintendente y hablamos conceptualmente sobre lo que estábamos tratando de hacer, y de qué manera esto significa mejores escuelas para los niños, algo que ella apoya.  No sé cómo no podría apoyar algo como esto.  Dijimos que no es sólo para las escuelas autónomas, que es en lo que el otro plan se enfocaba. Esto podría ser para escuelas magnet o escuelas tradicionales”.

KIng fue ascendida a superintendente en enero después de fungir como superintendente adjunta a los dos superintendentes anteriores, John Deasy y Ramón Cortines. En marzo, cuando se le preguntó en una reunión en el ayuntamiento sobre la  aparente parcialidad del distrito hacia las escuelas autónomas, ella dijo, “Desgraciadamente tenemos etiquetas, diciendo que éste es mejor que aquél. Tampoco es nosotros contra ellos”.

“Definitivamente creo que el hecho de que usted está escuchando cosas similares de nosotros dos es bastante deliberado”, dijo Castrejon. “Sí representa una nueva manera en la que el distrito intenta extender el impacto de lo que se está haciendo. Mi conversación con la superintendente se ha centrado en hablar en general sobre cómo vemos el papel que esto desempeña. Ciertamente, el interés del distrito en extender el alcance de las escuelas magnet y otros programas innovadores que están dando resultados para los niños y estamos muy alineados a eso”.

A pesar de que no se incluyó en el plan que se publicó hoy, Roberts dijo que GPSN también puede financiar escuelas en el área de Los Angeles que no forman parte del Distrito Escolar Unificado de Los Angeles, incluyendo el Distrito Unificado de Compton y el de Inglewood.  Roberts también hizo hincapié en que el plan se trata de la financiación de todo tipo de escuelas que tienen éxito.

“Estamos adoptando un enfoque diferente ahora y diciendo que nuestro objetivo es crear escuelas para los niños que han sido marginados. Vamos a crear esas escuelas dondequiera que los encontremos y con quienquiera que desee que funcionen. Así que no se trata de extender las escuelas autónomas. La atención se centra en los niños”, dijo Roberts.

El dinero para las escuelas que quiere duplicar financiará cuatro áreas: participación y enlace con la comunidad, programas de preparación de maestros, conseguir instalaciones adecuadas y subvenciones para la réplica de escuelas.

“Las personas que manejan la escuela autónoma o la magnet tendrían que desear que se duplicaran. Estamos muy entusiasmados si están contentos y satisfechos con lo que están haciendo, pero eso no es algo que financiaríamos”, dijo Siart.

Siart indicó que GPSN está esperando hasta el otoño, cuando el estado publique un posible plan de rendición de cuentas, lo que ayudará a GPSN definir el nivel de una escuela exitosa que el grupo quiera ayudar a expandir o duplicar. Asimismo, explicó que con el fin de recibir subvenciones, una escuela debe tener un historial comprobado de ayudar a los estudiantes pobres a que alcancen el éxito académico y tengan un deseo de extender o duplicar sus operaciones.

El plan publicado hoy no aborda el impacto potencial que pueda tener su expansión de las escuelas de calidad en las escuelas tradicionales de la zona que están teniendo dificultades. El plan hace un llamado para duplicar las buenas escuelas, no mejorar las que están fracasando, pero si esas escuelas con dificultades pierden la inscripción de estudiantes para que asistan a las escuelas que GPSN expanda, parece una conclusión lógica que esas escuelas podrían cerrar o tendrían que despedir personal, lo cual le costaría al Distrito de LA dinero del presupuesto.

“Ésa no es una decisión fácil de tomar [el cierre de escuelas], y es prematuro tomarla en este momento”, dijo Flores. “Nadie merece estar en una escuela que no esté dando buenos resultados. Ni un maestro, ni un director, un niño, ni un padre. Por lo que debemos estar orgullosos de que vamos a eliminar gradualmente las escuelas que fracasan y establecer un entorno escolar de calidad para cada uno de los estudiantes en el Distrito Escolar Unificado de Los Angeles. Y pensar bien lo que eso significa.

“Tenemos que ser muy conscientes de lo que esto significa para la infraestructura, lo que significa esto para la finalización del distrito y lo que quiere decir que para los empleos y el sustento del personal.  Éstas son preguntas importantes que yo no voy a eludir. Creo que todos tenemos que hacer esto juntos, pero no debemos condenar a los niños a escuelas que no estén dando buenos resultados porque nos preocupamos por esas otras cosas. Hay que preocuparnos por esas otras cosas, pero no a expensas de lo que los niños necesitan para tener una buena educación”.

Read Next